Europa se enroca en sus miedos… y sus negocios

2017, 24 de junio. Boletín nº 5 Ganar Cádiz en Común
Resulta del todo imposible entender el grado de crueldad y el sufrimiento con los que la UE y el gobierno de España están tratando a los migrantes y refugiados. Han desatado una auténtica guerra a todo aquel que llame a nuestras puertas, por más que sea huyendo del hambre, de la persecución o la guerra. Europa se ha metido en una guerra a muerte -y nunca mejor dicho- para no dejar pasar a la gente que busca seguridad, protección y un futuro mejor, desde hace más de 25 años
No importa en esa guerra que se vulneren los tratados internacionales o la declaración de Ginebra. No importa que con esta política estén colocando a Europa al borde del precipicio. No importa. Instalan cientos de kilómetros de alambradas y concertinas. Se levantan muros y se despliegan policías, fuerzas navales o el ejército. Se emplean los más avanzados sistemas tecnológicos. No importa en suma que miles de personas estén perdiendo su vida ahogados en el Mediterráneo, muertos en el Sahara o congelados en las fronteras.
¿Cómo es posible nos preguntamos todos, que se vulneren de tal forma los principios de paz y solidaridad que se supone forman parte de los cimientos del proyecto europeo?
Estas políticas migratorias y de asilo se han convertido en un verdadero veneno cultural, alimento del racismo y la xenofobia y de la ultraderecha. Poco a poco, está emergiendo en Europa una cultura de crueldad hacia los pobres y los que pasan apuros e intentan entrar
Europa se enroca en sus miedos. Miedo al futuro, miedo a la incertidumbre y miedo a los otros que pueden desestabilizar nuestro bienestar. Y las élites se nutren de esos miedos y los retroalimentan
Pero hay más. Mucho más. La política de control de fronteras se ha convertido en un gran negocio securitario, que bien podríamos denominar “el negocio de la Xenofobia”. Un negocio que mueve miles de millones de euros: el presupuesto para seguridad en las fronteras de la UE. Fue de 15.000 millones de euros en 2015. Y está previsto que llegue 30.000 millones en 2020.
La parte de león se la llevan las empresas de armamento. Indra, Mora Salazar, GMV y Atos componen la cabeza nacional de la seguridad fronteriza en la Unión Europea, un sector en pleno auge por el robustecimiento del proyecto ‘smart borders’, fronteras inteligentes, de la Unión Europea al calor de la lucha contra la inmigración irregular, la crisis de refugiados, el terrorismo yihadista y, sobre todo, del poderoso lobby de la industria de seguridad y defensa en Europa
No se trata de acabar con las fronteras aquí y ahora, pero la gestión de los flujos migratorios y del asilo en las fronteras debe ser escrupulosamente respetuosa con los derechos humanos
Para ello hay mucho que cambiar. Pero, como se ve, también hay sectores muy poderosos, políticos y económicos, interesados en que nada cambie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s