Por un gobierno que respete los derechos humanos

2019, 31 de marzo. Publicado en Andalucía Información

Estamos ya en campaña electoral (si es que alguna vez salimos de ella). A muchos nos gustaría que como resultado de estas elecciones se plasmara un gobierno progresista que pusiera en marcha las políticas de todo tipo que necesita nuestra gente en el ámbito social y laboral, económico, de arquitectura institucional y democracia, de derechos y libertades,… y de gestión de las migraciones.

Parece obvio que de conformarse un gobierno para realizar esas políticas de izquierdas y de progreso, tendrá que ser con el concurso del PSOE. Pero, desde luego la experiencia de estos 9 meses de gobierno nos dice que poco podemos fiarnos de ese partido al menos en lo que a las políticas migratorias se refiere.

Cierto es que los compromisos previos a la moción de censura (retirar concertinas, acabar con las devoluciones en caliente, humanizar la acogida…), así como gestos tan importantes como el del Aquarius, nos hicieron concebir esperanzas de que se iban a producir cambios para avanzar en el respeto a los derechos humanos en las fronteras. Pero ya el nombramiento de Consuelo Rumí -que tuvimos que sufrir coordinando este tema bajo el Gobierno Zapatero- como Secretaria de Estado de Migraciones, fue todo un jarro de agua fría.

Los hechos posteriores nos demuestran que en este tema no hay grandes diferencias entre el PP y el PSOE, que ambos conciben la gestión migratoria como una guerra contra los migrantes, que ambos impulsan la subcontratación de la represión a países terceros y que ambos rechazan de plano establecer vías legales y seguras para la inmigración y no les importa ser responsables en última instancia de la muerte de más de mil personas en nuestra Frontera Sur durante el año 2018.

El Gobierno se ha puesto como objetivo de reducir las llegadas por vía marítima a España al 50% a cualquier precio. Y para ello ha comprado con sustanciosas contrapartidas al sátrapa marroquí Mohamed VI durante la visita del Rey Felipe VI hace unas semanas. A raíz de esto, se ha puesto en marcha un enorme despliegue militar en las cosas marroquíes para impedir la salida de las pateras, se han incrementado las redadas, las razzias y la represión sobre los migrantes subsaharianos en Marruecos, se está deportando a miles de personas a las fronteras desérticas del sur del país… es decir, un sin cuento de violaciones de los derechos humanos, que les resultan indiferentes a nuestro Gobierno y que Consuelo Rumí niega que existan siquiera.

En ese objetivo tremendo del Gobierno se han puesto en marcha medidas para limitar la acción de Salvamento Marítimo, una empresa pública que venía realizando una labor encomiable y meritoria. Se está reduciendo personal y recursos, se les ha impuesto un apagón informativo para que no se informe de los rescates, no se reparan los radares, se evita que Salvamento patrulle activamente y sólo actúe tras llamada de alerta, se ha incorporado a la Guardia Civil a los barcos, se han reducido dichos barcos de puntos imprescindibles, se ha cerrado el centro de Coordinación de Tarifa.

El colofón es el acuerdo con Marruecos para que las personas rescatadas sean llevadas a puertos marroquíes en vez de a puertos españoles. En cuanto a la publicitada retirada de las concertinas ha sido un simple espectáculo mediático. Se están retirando del lado español para instalarlas en otra valla del lado marroquí. Un escándalo. Por supuesto tampoco se han paralizado las devoluciones en calientes que el PSOE llevó al Constitucional cuando estaba en la oposición. Y la tal Consuelo Rumí quiere incluso incrementar el número de Centros de Internamiento para Extranjeros, que además de haber demostrado su absoluta ineficacia, son un lugar de conculcación de los derechos de las personas migrantes.

No es pues nada exagerado decir que las actuaciones del Gobierno del PSOE han supuesto en este año incluso una vuelta de tuerca más con respecto al Gobierno del PP. Es decir, una gestión de las migraciones aún más violentadora de los derechos y la dignidad de las personas migrantes.

Sí, queremos un gobierno de cambios progresistas para la gente trabajadora, para la gente con más dificultades… pero también queremos un gobierno de cambios progresistas para una gestión respetuosa de los derechos humanos en nuestras fronteras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s